dijous, 16 de gener de 2014

DEPECHE MODE. Crónica de un concierto anunciado

Ayer 15 de enero, unas 15000 personas además de mi amigo Jordi y un servidor, vibramos al ritmo de la música marcado por Gaham, Gore y Fletcher, los Depeche Mode.
Llegaron a Barcelona para presentar su Delta Machine Tour, y aprovecharon para  visitar a los jugadores del Barça en el Nou Camp, todo un tópico entre los turistas, aunque normalmente no se fotografían con las estrellas blaugranas como estos.

A lo que íbamos... Seguidor de la banda británica desde sus inicios allá por el 80 del siglo pasado (uffff, el siglo pasado. que mal suena eso), aún recuerdo bailar en una discoteca de Cerler (me escapé por la coche del hotel junto a otros gamberretes sin que nos vieran los profesores) el famoso Just can't get enough, allí me engancharon los de Esex, y desde entonces hasta ahora, casi 34 años.
Después de disfrutar como un poseso en el Touring The Angel en el 2008, la "idiosincrasia del momento", o sea, estar achuchado económicamente, me perdí el del 2009, y en cuanto me enteré de su visita a Barcelona en el 2014, dije,, "esta es la mía".

La noche comenzó con ganas de comprar lotería,, si, si,, lotería,, os cuento: Mi amigo y yo, compramos las entradas con 4 días de diferencia, a través de Internet, y sin saber que zona/asiento teníamos el uno y el otro. Ayer, cuando llegamos al Sant Jordi, y dado que ambos tenemos ya una edad y no llevábamos las gafas de leer, le pedimos a una amable señorita de la organización, que nos dijera que número de asiento ponía en cada una de las entradas (no se porque hacen estos malditos números tan pequeños), y nos quedamos a cuadros cuando nos dijo "sector 107, fila 39, asiento 2 y sector 107, fila 39, asiento 4", ASIENTOS CONTIGUOS, esto es más que casualidad, hay que comprar lotería,, estamos en ello.
Algo de beber, tenían la calefacción a tope, y a irse colocando, en el sitio me refiero malpensados.. La cosa la arrancaron las Feathers, música electrónica decente durante media horita.




La cosa se iba llenando, el ambiente prometía, y sobre las 21.30 arranco definitivamente con Welcome to my World. Durante 45 minutos, fueron calentando al personal con temas como Walking in my shoes y Policy of truth, y Gaham, ya deschaquetado, se retiró al backstage mientras dejaba a Gore con un par de solos de piano y voz Slow y But not tonight.



Retomaron el asunto con Behind the wheel, eso ya nos hizo empezar a brincar, A question of time y la APOTEOSIS llego con Enjoy the silence, canción intemporal donde las haya, casi 30 años después de su publicación, sigue sonando igual de bien y marcando una epoca para adeptos y no adeptos de Depeche Mode, grande, genial y emocionante, con el publico (me incluyo) totalmente entregado.


Después de Personal Jesus parecía que lo dejaban, pero Gore, otra vez en solitario con el piano, se marco un Shake the disease e iniciaron el BIS con Hallo, para como no interpretar Just can't get enough, que esta de intemporal no tiene nada, y suena a eso,, a los 34 años que tiene,, a Casiotone, los de mi quinta lo entenderán,, para ir terminando con I feel you en plan rockero y dejarnos saciado con Never let my down again.

Qué más decir?, que Gaham siguió el guión,, sin guiños ni complicidades, en su linea vamos, Gore sudando como en una sauna, y Fletcher que para mi que es VIRTUAL, porque el tío es que ni suda ni se despeina, que no se arruga ni la ropa,, pero suenan de muerte.

Esta mañana, mi cuerpo me ha recordado que ya no tengo 20 años,, la rodilla ha sido en cuestión quien me lo ha recordado (muy atenta ella),, pero como me ha dicho Asun,, "sarna con gusto no pica",, y realmente con mucho gusto,, me lo pase DE MUERTE...

Cap comentari:

Publica un comentari

Gracias por el comentario (o no, cuando lo lea te lo digo)...